belén Librería Cristiana

¿Te necesito para ser feliz?

Me hablaron de un libro que se titula «Por qué los hombres aman a las cabronas» y a raíz de eso surgió una conversación con amigas.

Entonces hice una publicación en mi Facebook donde reposaba esta pregunta:

«El mundo dice que a los hombres debes tratarlos mal para que estén detrás tuyo. Y las cifras demuestran que efectivamente cuando eres indiferente, más la gente está ahí 🤷, el que ignoras te habla, el que tratas con indiferencia se enamora, pero con el que eres linda, se va. ¿Qué creen ustedes?«

Recibí comentarios muy positivos al respecto; positivos en mi opinión. El mundo sí tiene esta lógica por parte tanto de hombres como de mujeres. Usan técnicas de seducción y comportamiento, fingiendo ser alguien que no son. 

El amor es creación de Dios y no tiene disfraces. Sucederá en el tiempo correcto para aquellos que son guiados por Él y ese tema no está en discusión. No es de eso de lo que quiero hablar. El punto de mi publicación no es si los hombres o las mujeres preferimos o no a la persona indiferente. El punto de mi publicación es saber dónde está tu felicidad, tu deleite

Déjenme aclararlo; no estoy haciendo una consejería para saber cómo atraer o no a una persona. De ninguna manera quiero caer en eso. Pero nadie quiere a su lado a una persona que hace de uno un dios. 

Nosotros como seres humanos no podemos llevar la carga de satisfacer a alguien, de hacer feliz a alguien, de que el bienestar de alguien dependa de nosotros. A esas personas les huimos porque exigen demasiado y resulta agotador. 

Déjenme voltearlo un poco y preguntar: ¿En quién están poniendo ustedes su felicidad?

Estamos demasiado ocupados buscando y viendo para todas partes. Incluso la iglesia se ha empeñado en darnos herramientas que nos hagan sentir bien para impulsar ese sentir de bienestar con luces, obras de teatro dentro de la iglesia, predicaciones positivas, libros de autoayuda para ser felices, pero ¿qué tanto estamos viendo la cruz?

Miren, escuchar la palabra de la cruz y predicarnos esta palabra es fundamental porque es ahí donde empieza el gozo y ciertamente no termina. Es en la cruz – en lo que allí ocurrió – que podemos ver a Cristo, y aquí en la cruz es donde cada enemigo del gozo es derrotado.

Las personas infelices lo son porque en ellos vive la ira divina por el pecado, la maldición, la culpabilidad, el cautiverio de Satanás, los remordimientos, la esclavitud del pecado, la muerte eterna; pero Cristo se convirtió en maldición por nosotros, en perdón por nosotros, en justicia para nosotros, en reconciliación, en redención, en purificación y en vida eterna para nosotros. Todo esto ocurrió en la cruz. 

Él, mediante la cruz, compró y aseguró todas las bendiciones que podrían hacer falta para hacernos felices para siempre. 

«El que no escatimó ni a su propio hijo, sino que lo entregó por todos nosotros, ¿cómo no nos dará también con él todas las cosas?

Romanos 8:32.

Él nos dará todas las cosas que son realmente buenas para nosotros. Es un pacto firmado con sangre. La sangre del hijo de Dios. 

Nada puede detener nuestra felicidad, nuestro gozo, si realmente atesoramos esta verdad: Todo lo que necesitamos para estar satisfechos en Dios, lo ha asegurado Cristo en la cruz y esto nunca va a fallar. ¡No necesitas a nadie porque lo tienes todo en Cristo! 

Entonces, el punto no es si debemos ser indiferentes con alguien o no para atraer su atención, de hecho esto sería desacertado -por si quieren una posición personal al respecto-. No van a estar pensando «¿cómo lo trato? ¿cómo le hablo para que se quede?” ¡No! Estarán pensando, “¿Cómo puedo ayudarlo a crecer más en Cristo? ¿Cómo puede él hacer de mí una mejor mujer para el Señor? ¿Podremos juntos extender el reino de Dios?”

El enfoque cambia porque no pensamos como el mundo, vivimos en el mundo pero no somos del mundo. Seamos en Cristo lo que Él dice que somos, les aseguro que su atención se centrará en una persona que se deleite en la obra de la cruz, y no haga de ustedes un dios jamás sino que juntos puedan ver en la misma dirección a Cristo.

ABOUT THE AUTHOR

RELATED POST

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

x